Gaceta Literaria El Parnaso de Coyoacán.
V.V.A.A. Edición, diseño e iconografía de Verónica Figueroa y Gerardo Villegas
Pleroma Ediciones 1999


Gaceta Literaria El Parnaso de Coyoacán


 

"Hacer del contenido de una publicación un conjunto armónico es algo equiparable a una composición musical o al menú de un chef."

Alberto Ruy Sánchez

 

 

Catálogo Pleroma

© Copyright 2010, Pleroma Ediciones y Gerardo Villegas Editor M.R.

Alberto Ruy Sánchez
Placeres de la edición (fragmento)
((


Uno de los placeres de la edición es remontar las dificultades de un reto que parece imposible. Muchos de esos retos están en detalles. Nos recuerdan la naturaleza artesanal de una buena parte del trabajo editorial: lograr la reproducción de un cuadro de tonos muy difíciles o de una fotografía con una rica variedad de grises, aumentar la nitidez de las imagenes mucho más allá de lo acostumbrado, establecer una caja tipográfica ideal para las dimensiones del libro que se planea y para el proyecto que se lleva a cabo formar una tipografía con todas sus variables consiguiendo innovación y clasicismo al mismo tiempo, dar a un gran poema la página que merece, tener página a página un logro, y tenerlo también en la sucesión de las mismas hacia adelante o hacia atrás, buscarlo además en la perfección parcial de ellas: cuidar qué vera quien hojea únicamente las páginas impares, por ejemplo. Son sólo algunos de los detalles que un editor puede disfrutar con su equipo de artes gráficas o sus cómplices en la elaboración de un libro o una revista.
Hay algo muy grande en lo pequeño: un placer enorme en el cuidado obsesivo de las minucias y ese placer tiene el privilegio de poder ser compartido, no sólo con las personas que participan en un trabajo, sino además y sobre todo, con una audiencia que siempre lo percibe y lo agradece.
La tensión inevitable de la manufactura obsesiva se convierte en una fiesta de los sentidos para el público, si se tiene suerte y se han hecho bien las cosas. La materia táctil y visible de un libro o una revista pueden transformarse en un objeto excepcional, en un objeto único de deseo.

Alberto Ruy Sánchez en la primera oficina de Artes de México. Foto de Walter Corona ©Copyright 2000, Pleroma Ediciones.